Una vez descartada la vía amistosa y siendo conscientes de que la solución únicamente se obtendrá acudiendo a la vía judicial, para que un Juez dirima de forma definitiva la controversia, es necesario contar con información y documentación relevante que nos ahorrará una vez iniciado el procedimiento bastantes quebraderos de cabeza y propiciará que el proceso se desarrolle sin incidencias no esperadas.

 

Os acompaño un listado, meramente orientativo que sin duda facilitará la labor al profesional que asuma la defensa de vuestro asunto.

1.- Pasos previos a la interposición de la demanda, cuestiones a tener presentes


  • Analiza si el inmueble tendría fácil venta en el mercado en caso de ofrecerse a un precio ventajoso o, por contra, se trata de un bien que únicamente interesa a las partes o a un número muy reducido de personas. Es muy diferente, llegado el caso, poner en subasta una vivienda de una capital de provincia en la que habrá bastantes personas interesadas, que hacerlo con una casa de una pequeña población rural.
  • Sé consciente de tu capacidad económica, pues no debes descartar que debas participar en la subasta, sobre todo si la propiedad compartida no es un bien de especial interés.
  • Consigue todos los datos posibles de las personas a las que se demandará, ente ellos la dirección personal y laboral, teléfono y email. Es fundamental que el Juzgado no pierda el tiempo en localizar a la parte contraria. Es siempre conveniente conocer su situación económica, pues ello nos mostrará cuáles son sus posibilidades de actuación en el proceso.
  • Recopila y ordena cronológicamente toda la documentación del caso, hasta aquella que consideres intrascendente, ponla a disposición de tu abogado/a. Imprescindible nota del inmueble o escritura, así como el Impuesto de Bienes Inmuebles o Certificación Catastral para poder acreditar su valor catastral.
  • Averigua la situación del inmueble objeto del pleito. Entérate de las cargas que pesan, como hipotecas, pagos pendientes a la comunidad,  impuestos y tasas que no esté abonado. Normalmente son datos conocidos, pero en determinadas ocasiones no se dispone de ellos.
  • En caso de estar ocupado, los datos de los que utilizan el inmueble y el título de ocupación.
  • Prepara un poder general para pleitos, no solicites al Juzgado día y hora para formalizar apoderamiento en sede judicial tras presentar la demanda, pues ello implicará perder fácilmente de uno a dos meses.
  • Calcula el tiempo durante el que podrás mantener la situación de proindiviso, siendo consciente que el proceso judicial puede llegar a ser largo.
  • Ten claro desde el principio el coste que te supondrá el proceso y exige un presupuesto cerrado o en el que al menos queden claramente reflejadas las bases para su cálculo, así evitarás sorpresas e imprevistos que puedan ocasionarte algún apuro económico.
  • Sé consciente de la situación antes de tomar la decisión, pues en ocasiones no es adecuado instar el proceso de división de cosa común y es preferible optar por otras alternativas como puede ser, por ejemplo, pedir una compensación por el uso que pueda estar haciendo en exclusiva alguno de los condueños.